Nuestrooceano

Feel the black sound

Kenedy – Guts “sencillamente las cosas BIEN HECHAS”

Deja un comentario

Kenedy

Guts (2014 – Sello Salvaje) “sencillamente las cosas BIEN HECHAS”

Según la RAE la copia es: “Imitación de una obra ajena, con la pretensión de que parezca original.”

Según esta afirmación existen multitud de grupos alrededor del mundo intentando “copiar” el Britpop en mayor o menos medida. Pocos lo consiguen y terminan quedándose en el camino como un pequeño eco de lo que pudieron ser pero terminaron de entender.

Es difícil copiar algo, sobre todo una obra de arte. Porque seamos sincero, ¿qué es una obra de arte? Discusión controvertida que he tenido con multitud de amigos artistas, y si ya entramos en por qué una obra de arte es buena o no, ahí ya apaga y vámonos.

El final de la discusión casi siempre es que todo es subjetivo, que lo que le gusta a uno puede que no le guste a otro y que en cierta medida las cosas llegan a más o menos gente simplemente por el “espíritu” que desprendan.

Quizás por ello el Britpop ha sido un género tan copiado a lo largo de la historia musical. Pero claro, es difícil copiar un espíritu que se respira en la calle, que se mama desde pequeño en la escuela, en la multiculturalidad de la sociedad, en el instinto de pertenecer a un país aislado del resto, peculiar como mínimo pero poderoso en su conciencia colectiva.

Pues bien, después de escuchar a cientos de grupos que en mayor o menor medida intentan imitar el sonido anglosajón, hace poco me encontré con Kenedy, que el día 6 de Mayo presentaban “Guts”, su último trabajo.

Kenedy son Íñigo Laspiur (cantante, compositor),Miguel Ángel Asencio (guitarra), Rojo Rodríguez (batería), Esteban Azagra (teclados) y José Luis de la Vega, “Seluk” (bajo). El disco fue grabado en Estudio Setentaynueve, Jerez, a las órdenes de Rafa Camisón, batería de G.A.S Drummers.

Bajo el ala de “Sello salvaje” han conseguido crear una de esas obras que hablan por sí mismas. Cuando algo tiene el espíritu del original es difícil categorizarlo como “copia” ya que si no te lo dicen nadie diría que son sevillanos. Es más bien “veneración, respeto hacia alguien o de algo”, o lo que es lo mismo “homenaje” según la RAE.

Todo en el disco suena coral, compacto, completo y cojonudo. Todo en el disco te recordará al sonido británico pero con la perspectiva que da mirar desde lejos, desde la barrera, como dirían algunos. Si tuviera que compararlos con alguien desde luego citaría los evidentes Coldplay en Parachutes, Blur y su The Great Scape, Oasis y su  (What’s the Story) Morning Glory? , pero también algo de Pulp, Manic Street Preachers o Stereophonics.

10 temas que toman lo mejor de la época dorada del género y lo mezcla con tonalidades más contemporáneas americanas, como dejándose influenciar un poco sin perder el hilo de la historia, sin dejar que lo invada, sólo ayudándose de su versatilidad coral y ligereza sutil y atractiva de masas. En definitiva, el disco es una delicia, lo mires como lo mires.

Desde el rock guitarrero que presenta el trabajo “Wembley” que bien podría ser cantado por Chris Martin, pasando por la historia bien contada de una ruptura en “Maida” hasta “Two” un medio tiempo suave y delicioso donde mejor se representa lo que decía antes del sonido británico.

Pasear por esas calles atestadas de gentes de mirada furtiva y razas dispares escuchando “Fallen stars” sería el ambiente perfecto. Con olor a moqueta rancia aún en el cuerpo, con sueños a lo grande en la cabeza, con palabras en distintos idiomas bailando en tu mente.

Con “John Locke” llega el momento del sándwich ligero en un banco del parque mientras ves la gente pasar, la vida pasar y quizás también a Liam Gallaguer, ¿quién sabe?.

Por la tarde, a eso de las 5 todos corriendo al pub, como dios manda, y mientras el bullicio toma el lugar con charlas frugales entre litros de alcohol cogidos con ansia “First case scenario” suena sin cesar, dotando al ambiente de regocijo familiar y compadreo.

De regreso a casa, durante la hora y pico de metro que mejor que el sonido a lo The Verve con “The music of Nashe”.

Como era normal, llegas a casa cuando comienza a llover con esa “shower” típica de aquí. El olor a especias inunda tu bloque. Te quitas los zapatos antes de entrar y una musiquita acústica te da la bienvenida a tu “hogar”. ¿Qué tal si ponemos “All things”?. Largo día, duro e intenso día, como todos los de aquí. Así que si “Devil by my side” mejor nos aprovechamos, lo cogemos por los cuernos y con dos cojones nos enfrentamos a todo esto. Que no nos van a ganar, por dios que no nos van a ganar. Ya me echaron de mi país así que habrá que luchar para sobrevivir. Seguro que el sonido rasgado y complejo de este tema nos ayuda.

Y ya bien caída la noche….a eso de las 11 (aquí eso es tardísimo) por fin nos relajamos, dejamos de darle vueltas a la cabeza, de buscar pelas, de estudiar mil cosas, de cocinar con comida que no sabe a nada, “Let your problems dive and drown into the ocean and you soul is freed from sorrow”. Sumérgete en “Oceans” y cierra los ojos hijo mío…..

Autor: Esperanzamar

La música une, es universal, da igual el idioma que hables o si ni siquiera dices una palabra. Hay veces que ha dado igual si te has quedado sordo incluso, se puede sentir, te hace estremecer, saltar, gritar... la vida es mas interesante con ella y por eso deberia ser de libre circulacion. Aqui pongo mi granito de arena

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s