Nuestrooceano

Feel the black sound

Kairo – Escalera al cielo “mezcla de estilos que enganchan”

Deja un comentario

Escalera al cielo (2014)
Airmusic y A.Z. Estudios

“Escribir para mostrar, ya sea leído o cantado, es exponerse a todo y, a la vez, lo más generoso que existe. Es desnudarse, abrirse en canal y mostrar las huellas que han dejado los que han tenido la suerte de hacer cameos en un corazón“

Esto es lo primero que podremos leer en el pequeño libreto que incluye el álbum. Como buen melómano que me considero, cuando descubro o me presentan a un artista que no conozco me gusta leer cosas sobre él, y aun más si el propio artista nos dedica unas palabras en el libreto del CD.

El escrito no tiene desperdicio y es toda una declaración de intenciones de este nuevo trabajo y un ejercicio de dar gracias digno de releer varias veces.

Pero metámonos un poco más en faena. Por introducir algo a este artista os comentaré que Kairo nacido en Tous (Valencia), creció escuchando todo tipo de música y a día de hoy los estilos que suenan en sus cascos son variados: soul, jazz, R&B, clásica… Pero si de lo que hablamos es del disco que nos ocupa, ahí la cosa no queda tan clara.

Si tuviéramos que definir su estilo tendríamos un pequeño problema. Pasamos como el que apenas se da cuenta del R&B, al pop/rock o al hip hop. He de decir que en las primeras escuchas me costó un poco hacerme a su música.

La peculiar voz de Kairo y ese comienzo del disco con “Amas para defenderte” presagiaba que con sólo un par de escuchas no iba a ser capaz de meterme de lleno en su música. Y otra cosa seguro que no, pero zambullirme en todo lo que escucho no me lo puede quitar nadie. Quizás me guste más o menos pero nadie podrá decir que no lo escuché y escuché hasta intentar comprender lo que quería decirme.

Pues bien, Kairo es peculiar en ese aspecto. Preparado como iba a escuchar un disco de Hip Hop me encuentro con algo más cercano al R&B americano de principios de milenio que al rap nacional. Temas instrumentales con bases orgánicas entremezcla géneros para exponer de forma sincera y visceral los parafraseos de los acompañantes en esta historia.

Por ejemplo, en “Óxido y Loto” el contrapunto del estribillo mas rockero te deja perplejo con la voz profunda y sentimental de Xenon. Si nos fijamos en la letra, los versos están muy bien construidos y dan vueltas sin parar alrededor de un alma atormentada. Pero lo dicho, impacta el estribillo y aun más el pequeño cameo al estilo “La oreja de Van Goth” que se nos marca Kairo en los últimos segundos del tema.

Pero que conste que no es ni mucho menos una crítica. Simplemente estoy comentando un detalle que por extraño puede parar en un principio al oyente. Pero si os quedáis en lo superficial, si os quedáis en que no cumple los cánones preestablecidos difícilmente os podréis adentrar en su música y su estilo tan personal como carismático.

El vacío que nunca llené” muestra una lírica metafórica arropada por una instrumentación coral que engrandece momentos álgidos en el tema. Se nota la mano de R. Sosa en la mezcla y masterizado. El sonido es compacto, global y lo inunda todo, sin dejar resquicios vacíos y sin sentido.

El sello Difusounz está haciendo un buen uso de su material y las colaboraciones entre sus artistas suelen ser muy positivas. Rees y Ambkor ponen su granito de arena en “Nada está mejor” y le dan el contrapunto perfecto al R&B de Kairo. Un tema compacto y lleno de intención si de verdad te paras a escucharlo.

El track que le da nombre al disco “Escalera al cielo” tiene un punto a “A la luna se le ve el ombligo” que tira para atrás. Kairo expone hasta el mismo timbre de voz de Fito. Para mi curiosamente uno de los temas más flojos del disco por su vaga y algo plana composición.

Safree es otra de las acertadas colaboraciones en el disco. “Las guadañas de un reloj” gana puntos con su intervención.

Aunque curiosamente es en los temas de menos producción donde más me gusta este artista. Supongo que en cuestión de gustos…. En mi caso “Vías muertas” es uno de los grandes del álbum. Orgánico, con ritmo pop de guitarra española y letra narrada a la antigua usanza de contarte un cuento.

Pero claro, el contrapunto de hip hop más puro, como el que aparece en “Bajo mi piel” con Abram también tiene mucho que ofrecer. Un estribillo ligero dulcifica el tema y lo dota de un espíritu propio que verdaderamente es difícil de ver en el mercado actual.

A estas alturas nos damos cuenta que ya estamos completamente metidos en el ritmo y sonido de Kairo, que queremos más y que cada nuevo corte es un mundo por conocer y explorar.

Así podremos escuchar para terminar sonidos con mensaje “Los podemos salvar” con Mike Zubi, líricas enraizadas “Sin dejarnos marchar” o declaraciones de intenciones “Cribo las palabras”.

En definitiva, un disco que se hace grande a medida que lo escuchas y te empapas de él. De ritmo versátil y métrica en continua lucha con la lírica. Abre tu mente, dale una oportunidad a cosas nuevas y lo mismo descubres que tu mundo se expande.

Autor: Esperanzamar

La música une, es universal, da igual el idioma que hables o si ni siquiera dices una palabra. Hay veces que ha dado igual si te has quedado sordo incluso, se puede sentir, te hace estremecer, saltar, gritar... la vida es mas interesante con ella y por eso deberia ser de libre circulacion. Aqui pongo mi granito de arena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s