Nuestrooceano

Feel the black sound

Mr. Sí “Pop/rock hecho desde el saber y el corazón”

Deja un comentario

Mr. Sí – 11 canciones en cuarto menguante (2013) 

Crowfunding – Dsounder

“Lo más sencillo es encuadrar nuestra música en Pop-Rock, aunque en las canciones hay mucho de blues, de soul, de funky y reggae.”

Así de sencillos se nos presentaban Mr. Sí, anteriormente conocidos como Misifú. Y puestos a ser sinceros y sencillos, su primer trabajo con esta formación viene plagado de alusiones musicales y un estilo que a pesar de sonar clásico cala profundamente y se hace hueco a pequeños empujones en nuestros corazoncitos.

Por su carácter entrante y su facilidad de escucha se ha convertido en uno de los discos más recurrentes en las últimas semanas cuando en la redacción necesitábamos algo de tranquilidad y sosiego musical.

Saturados a veces con el estruendo maravilloso del rock más duro, o flipándolo en exceso con el indie mas ecléctico, volver a las raíces de la música puede llegar a convertirse en un acto desesperado de necesidad. Y más si te llevas como nosotros las 24 horas del día con la música pegada a nuestras orejas.

La formación de Mr. Sí la forman  David Peris: voz, guitarra rítmica y compositor de todos los temas; Raúl Arias: guitarras; Félix Fanlo: batería; Quim Zango: guitarra y coros; Tito Bonacera: bajo.

Es decir, una banda con todas las de la ley que desde el primer segundo del disco nos deja bien claro que van a sonar bien, depurados, cuidadosos y limpios. El juego casi inocente entre las letras y la instrumentación se hace palpable a medida que el disco pasa y nos percatamos que las influencias pueden provenir de sitios tan dispares como The Beattles, rock de los 70 o incluso el mismísimo Sergio Dalma. Sí, sí he dicho Sergio Dalma, y si no me creéis escuchad “Y es por eso”. ¡¡¡Hasta se parecen las voces de Sergio y David!!!

Pero bromas o curiosidades aparte, he de decir que el disco me ha gustado mucho por su apuesta versátil pero conservando lo que todos entendemos y comprendemos cuando queremos escuchar algo que nos haga relajarnos, soñar e incluso aprendernos las letras para gritarlas a voz en grito en los directos a los que estamos deseando ir.

Por analizar un poco más lo que os vais a encontrar, el disco se abre con “Probablemente”, el single que se nos adelantó en su etapa de crowfunding. Lo primero que llama la atención de este tema es la voz ronca y quizás algo forzada de David. Para mi gusto, y que conste que es totalmente personal este comentario, la veo algo sucia a veces. Cuando precisamente estos temas se caracterizan por ser dóciles y suaves en cuanto a composición e instrumentación.

Cierto, que esa voz a medio camino entre Carlos Tarque y Manuel Quijano, emana mucha personalidad, y también es cierto que en otros momentos del disco se agradece el contraste que presenta frente a la instrumentación sencilla y liviana de algunos temas. Pero en general, a mi me parece algo forzada.

Eclipse” es uno de sus temas favoritos para tocar en directo, según hemos leído en alguna entrevista, y con toda la razón. Divertido, agradecido con sus tres acordes y su obligado solo de guitarra a mitad de tema como mandan los cánones es de los más bailables del disco, y estamos seguros que en directo tiene que levantar una sala por sí solo.

Pero no todo va a ser positivismo y buen rollito “Duermes” y “Sola” nos demuestran el lado más crudo en las composiciones de David. A la vez que nos encandila con un amplio registro vocal y unos estribillos perfectos para ser coreados por todos en sus conciertos. Lo que yo no me explicó después de escuchar esto es ¿por qué no está sonando ya en las principales emisoras del país?.

Buena música con los ritmos y cánones preestablecidos en cuanto a métricas del pop y rock de toda la vida en España. Música que apetece escuchar una y otra vez, que haría aumentar el volumen de la radio en cuanto escucháramos las primeras notas de “Sola”.

Perfectas para que los imberbes se vayan cultivando en los ritmos que te marca el corazón y no los que te marcan las grandes discográficas, que a los pobres los marean de una manera casi indecente a veces. Que si ahora se lleva esto, que si ahora lo otro y lo de antes ya no te tiene que gustar…ufff pobrecillos. Cultura musical señores, eso es lo que hace falta. Conocer lo que fuimos para saber a dónde vamos.

Baladas del tipo “Y es por eso” podrían perfectamente en nuestro mundo imaginario desplazar a la última patochada del Bustamente y compañía.  Aun partiendo de la misma idea, el mimo puesto, la intención reflejada en los versos y la voz de Peris y sobre todo el amor por la música que denota la sinceridad de la interpretación está a años luz de lo que suena actualmente en las radiofórmulas.

El punto positivo del nombre del grupo se hace más palpable en temas como “Mónica” o “Vuela”, que te animan sí o sí, valga la licencia redundante.

Los Aslandticos nos visitan en “Pensando en mí”. Así que hay espacio hasta para el ska dulcificado. Me encanta el puntito de este tema.

Y para terminar este primer trabajo los últimos temas se transforman como para mayores de 18 años. Letras más trabajadas, oscuras y sucias, que junto a una guitarra eléctrica nos evoca momentos oscuros en una relación. Momentos trabados de recuerdos dolorosos. Farrangosos podríamos decir. Este es el caso de “Tu espacio” y “Hasta que acabe el cuento”.

Por último, la alusión al bluegrass nos llega en formato acústico en el último corte del disco “”. Simplicidad basada en una voz poderosa, carisma trabajado en tablones de escenario y muchas,  muchas ganas de expresar lo que se lleva dentro. Para eso, con una sola guitarra sobra.  Tema muy acertado para dejarlo al final. Te deja con ganas de volver a repetir, y es que si a mí me dijeran algo como lo que dice la letra de la canción también querría repetir una y otra vez….

En definitiva, un disco muy recomendable que hará las delicias de los buenos amantes del pop que no se han olvidado de lo que disfrutaron cuando cantaban entre las sábanas aquellas baladas emblemáticas de Revolver.

Autor: Esperanzamar

La música une, es universal, da igual el idioma que hables o si ni siquiera dices una palabra. Hay veces que ha dado igual si te has quedado sordo incluso, se puede sentir, te hace estremecer, saltar, gritar... la vida es mas interesante con ella y por eso deberia ser de libre circulacion. Aqui pongo mi granito de arena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s