Nuestrooceano

Feel the black sound

Crónica de Martirio en la Sala Joaquín Turina 16/11/2013 “Una cura para el alma”

Deja un comentario

Martirio y Raúl Rodriguez presentan “Cantes por Chavela“, su último trabajo y una pieza deliciosa que hace honor a esa maravillosa mujer y artista que fue Chavela Vargas.

Para aquel que no haya visitado aun la Sala Joaquín Turina deciros que os perdéis un espacio realmente bonito.

Imitando la concepción de un teatro clásico con su patio, balcones y paraíso es bien distinto en cuanto a materiales y dimensiones.

En general es un espacio bastante generoso aunque no llega a igualar las dimensiones del Lope de Vega y no digamos Teatro Central. Con la madera como su máximo exponente  está claro que este espacio está concebido para conciertos y obras de teatro. La sala está casi llena de gente hablando y el sonido no reverbera, parece que muere en las paredes. Por tanto como era evidente desde que entramos corroboramos que la acústica está muy cuidada en la sala.

Sobre el escenario una silla y un micrófono, paradigma de lo sencillo y a la vez sincero de la propuesta que nos ha traído esta noche aquí.

La luces del teatro se atenúan poco a poco y aparece Raúl y su inseparable guitarra. Con unos ligeros y sutiles acordes nos recuerda el poder hipnótico de una guitarra española en manos de un maestro.

La sala se viene abajo cuando Martirio aparece de rojo fuego. La noche empieza con puñales clavados en el corazoncito de Sevilla en forma de “Luz de Luna”.

En palabras de la propia Martirio, Chavela era: “Dignidad, libertad, voluntad, sumisión. Una persona que curaba las mentes y hacía que te colocaras en tu eje, y tuvieras conciencia de ti mismo”.

Chavela venía “De un mundo raro”, de ese que tiene magia, donde el ser es más importante que el tener. Con este tema los pelos como escarpias dan paso a las lágrimas asomando por las mejillas. Lágrimas que afloran desde el recuerdo de una gran mujer en boca de una no menos grande.

Con el corazón encogido pedimos una segunda oportunidad a ese amor maravilloso que por la juventud no pudo pasar, pero que con la madurez quién sabe…”El Andariego”.

Ni el movimiento incesante en las piernas de Raúl nos consigue sacar del ensoñamiento que Martirio es capaz de crear. El siguiente tema “La noche de mi amor” está dedicado a la abuela Reyes, sentada en primera fila y que hace un par de días cumplió 90 años.

Las ciudades” es un tema de por sí precioso de Jose Alfredo Jimenez que Chavela interpretó no hace mucho en el Zócalo. Un bolero doloroso y puramente mexicano que Raúl ha convertido en un blues sevillano. Como decía Carlos Rencero un palo más de la baraja del flamenco.

Las lágrimas con sonrisas entran mejor y en eso la mujer que está frente a nosotros es una especialista. Con sus cuentos e historias intenta hacernos más distendida esta noche de dolor desgarrador en forma de canciones. Prueba de ellos es el tema “Sombras”, una canción que habla de la soledad que se presiente cuando una relación se acaba. La poesía desgarradora de un corazón destrozado en la bella voz de Martirio y la guitarra del maestro Raúl es una daga que no se siente hasta que ya está muy dentro de ti.

No podemos hablar de los altos, ni los graves contenidos, ni siquiera de los falsetes a media voz. No podemos hablar porque sencillamente siempre nos quedaríamos cortos.

En 1999, para el disco “Flor de piel”, se produjo el primer acercamiento de Maribel hacia el mundo de Chavela. El 8 de Marzo cumple 30 años como Martirio, y la primera vez que utilizó ese nombre fue en la Plaza San Andrés, muy cerquita de donde es hoy el concierto. Hoy lo celebramos con este tema: “Quisiera amarte menos”.

Para el siguiente tema nos tiene preparada otra sorpresa, una de las canciones más emblemáticas de Chavela “La llorona”. Y he de ser sincero, lloré. Si, si, no pude contener las lágrimas en una de las interpretaciones más deliciosas a las que he asistido nunca en mi vida. Pero que conste que no fui el único, todos a mí alrededor se secaban los ojos y las mejillas al finalizar su canto. Por esto precisamente la música es indispensable en nuestras vidas. Sentir este torrente de sentimientos y que afloren al unísono en tantas personas distintas es maravilloso.

Pero para no terminar con el corazón encogido este primer corte, nada mejor que “La Sandonga” y “Las simples cosas” para desquitarnos.

Mientras Martirio se retira del escenario Raúl se queda para darnos una clase magistral de sentimiento y pasión en la guitarra.

Para el regreso de la cantaora toca recordar el maravilloso concierto al que pudimos asistir en el Nocturama de este año, y que al igual que para nosotros, para ella también fue mágico. Una noche inigualable de las que suceden muy de vez en cuando. Los astros, la gente, el escenario, la noche, todo estaba en perfecta conjunción. Para todos aquellos que pudimos asistir a aquel espectáculo “Volver” y “María la Portuguesa”.

¿Os acordáis de la historia del “Reo”?. Pues esta noche también ha visitado el teatro, lo que arranca risas y aplausos del personal a partes iguales, “Como a nadie te he querio”.

Bien Pagá” y “Ojos verdes” son también recurrentes, y aunque en esta ocasión no estaban los animadores que asistieron al Nocturama y se colocaron en las primeras filas, excepto nosotros claro, los temas sonaron compactos y muy corales.

Para terminar la noche “Compuesta y sin novio”, algunos fandangos y sevillanas propias de la casa. Y sus últimas palabras, que creo que expresan perfectamente el espíritu de esta noche:

“Que seáis felices y tengáis fuerzas para protestar por lo que nos está pasando”

En definitiva, un delicioso concierto dividido en dos partes. La primera mucho más íntima y desgarradora, en la que nos presentaba el disco “Cantes por Chavela”, y una segunda más distendida y risueña para que salgamos con una sonrisa en la boca del teatro.

Sinceramente, ver a esta pareja es “Una cura para el alma”.

Todas las fotografías por Esperanza Mar. Podrás ver éstas y muchas más en nuestro Flickr

Anuncios

Autor: Esperanzamar

La música une, es universal, da igual el idioma que hables o si ni siquiera dices una palabra. Hay veces que ha dado igual si te has quedado sordo incluso, se puede sentir, te hace estremecer, saltar, gritar... la vida es mas interesante con ella y por eso deberia ser de libre circulacion. Aqui pongo mi granito de arena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s